Nunca es tarde...

Lo bueno de tu adios, de tu daño, de tus mentiras y tu engaño..
Es poder mirar atras y sonreir.
Es poder mirar atras y sentir felicidad.

Porque el sufrimiento fue aprendizaje, fue conocimiento y madurez.
Es por ello que siempre lo dije: Me hace sonreir tu recuerdo. Me hace feliz tu sonrisa en fotos añejas.
Me hace sentir lo mismo que quisiste matar.

Tendrás que disculparme, no es mi intencion incomodarte.

Eres solo un hermoso recuerdo. Una sonrisa con la que me gusta jugar cuando la melancolia invade mi habitacion. Una sonrisa que te agradezco me hayas concedido en tan poco tiempo.

Fuimos poco. Fuimos nada. Pero me enseñaste mucho mas.

Gracias..