No es más que una cuestión hormonal

...y saber que sin importar si fue el mejor o el peor dia de sus vidas, llegan a esa noche para redimirse. Nada que no haya evitado ese momento puede ser considerado malo.
Finalmente el todo se cierne sobre sus ojos creando el clima ideal para encontrar reflejado lo mejor de sí.

Para que esos ojos tiernos, curtidos y a la vez tan inocentes, tan llenos de ilusión, se abran y completen el sueño con una tan ansiada sonrisa.

Todo valió la pena.

De verdad AMO esa sonrisa.