Desengaño

Frente a frente. Los ojos fijos y el pelo al viento. Es todo como debería ser.

Te acercas y la llama en tu mirada brilla cada vez con mas fuerza. Con algo de miedo, tal vez. Con un poco de rencor que pareces arrastrar. Con curiosidad y una especie de esperanza. Permanezco inmóvil, completamente acobardado a decir verdad. Comienzo a perder la nocion del tiempo, del espacio. No se donde estamos.

Vamos a ser sinceros, tampoco me importa.

Me acomodo para recibirte, no puedo ocultar cuando deseaba este momento. Ya puedo sentirte quemando mis labios. Es tu aliento sobre mi boca en un beso del que te arrepentis, conviertiendo un instante en eterno. Entenderé si quieres dejarlo atrás.

Existo en este momento para que lo dejes atrás.

Estamos al borde del abismo, de un nuevo comienzo. Viviendo un limite desconocido. Te abrazo, aunque aun no estas convencida de esto, y sin preguntarte me dejo caer hacia atras.
Y te aferras a mi! Aunque no te veo con miedo, no te veo preocupada. Te estas divirtiendo.

En mi noto, con espanto, que deberé tener cuidado con vos. Sos una llama viva, un espíritu ansioso. Dada mi naturaleza sé que serviré de combustible a tu alegria y eso, divina, es suficiente consuelo para mi.. Pero temo que al mismo tiempo esa increíble sonrisa consuma vorazmente nuestro tiempo. Y es ahora cuando me doy cuenta que en verdad quiero disfrutar tu presencia.

De a poco cada color retoma su forma y cada forma se ubica en su espacio.
El sueño que me transmitieron tus ojos es hermoso y me desespera volver a el.