Simon

Jueves por la tarde, el sol se pone mientras la brisa fresca incita a refugiarse frente al televisor y disfrutar un café en la vieja taza de "El mejor esposo del mundo".

Por supuesto, silencio. Ya no se transmite nada por TV. Ya no se transmite nada en la radio. Y si así fuera, no hay electricidad para encender estos aparatos. Inútiles, son solo un recuerdo. Un pasado.
Pasan los días, aburrido veo por los huecos entre las maderas de la ventana, el sol ya se ocultó y el reflejo radiante de las estrellas dibujan a lo lejos los restos de la ciudad mas hermosa del mundo.

Recuerdas.. Cuando vinimos aquí cenábamos cada noche en aquel lugar...

Ojos que se abren y un corazón que se detiene, detrás su voz provocaba lágrimas en mis ojos. Pero al voltear no estaba. Ya no estaba. Se la llevó. La paranoia me consume cada minuto en este maldito lugar, la destrucción a mi alrededor, no entender si tuve algo que ver con esto. Porque yo? Porque soy el único que aun puede razonar?

Razonar. Entonces porque sigues cargando esa corona?

Por que es mía. Es mi destino. Es la razón por la cual no estas aquí. Soy el rey de un páramo desolado. Soy el verdugo de un páramo desolado. Me lo quitaron todo, excepto mi corona.

Tu reino parece abandonado..

No me interesan tus criticas. Me voy de aquí.

_

La tierra aún esta caliente pese a que la ultima bomba estalló hace décadas. Nieve que comienza a caer cubre cada recuerdo. Cubre cada ciudad, cada vestigio de vos.

Sepultando en el olvido la razón.

Buenos días.