La bestia dormida

Siempre esta en mi la esperanza de un mundo oscuro.

Donde al abrir los ojos haya que esforzarse por encontrar un rayo de luz, una aguja ardiente que contiene todos los sentimientos que decidimos olvidar. Que se acerca a tu cara lentamente.

Mientras la oscuridad, el frio y la angustia te envuelven. Y no hay donde escapar. No hay de que aferrarse. No hay a quien rogar por ayuda. No hay nada mas que tu miserable alma frente a todo lo que negaste.

Te entregas. Perdiste

Asi tus ojos son atravesados por un filamento repleto de besos, lagrimas y abrazos que arden como el mismo infierno, tu cabeza se confunde, tu corazon se quiebra, sus ojos derraman, tu cabeza esta a punto de estallar. Y estalla. Y no sos vos. No sos nada. No sos nadie. No existis.

Perdiste.

De esa nada, donde los restos de tu cuerpo ya inerte descansan, floreces. Apoyas tus manos sobre el liquido, frio, desierto, que fueron tus lagrimas, y te incorporas sonriendo. Esto es redencion. Abris los ojos pero no ves nada, no importa. No intentas escuchar. No respiras. No sentis. No sentis mas en tu corazon que el ferviente deseo de encontrar a tu amor y, aun si no correspondiera, entregarle todo lo que sos.

Esto es redencion.

Y recibis su rechazo. Su desprecio. Lo recibis, lo disfrutas, sabes que es lo minimo que mereces despues de tanto fallar.
Sabes que no podes pretender mucho mas. Aun asi, de pie, todo lo entregas.

Esto es redencion.

Ni siquiera te importa. No, no te importa, no buscas volver el tiempo atras. No buscas perdon. No buscas solucionar nada. Es simplemente tu ego que necesita sentir que ama, que ama de verdad, que ama como debia tiempo atras. Es simplemente tu egoismo que busca sentirse una persona de verdad. Es como un karma.

Esto es redencion.

De pie, frente a lo que supiste ser, se encuentra tu alma radiando amor. Y es tiempo de despertar, salir al sol y demostrar que, pese a tanto error, a tanto desinteres, aqui queda algo de vos que merece ser visto. Y siempre con el ferviente deseo de encontrar a tu amor y, aun si no correspondiera, entregarle todo lo que sos. 

Esto es redencion.