Vaya juego

Frente a frente, los ojos se cruzan y se mienten.
Y los secretos burbujean en el corazón.

Así, en una mirada se concentran tantos sentimientos que no puedo siquiera describir uno de ellos sin sentir confusión. Simplemente me detengo a contemplar tus ojos. Ya son de otro color y contienen otros deseos, pero con el mismo objetivo. Verme caer a tus pies con un tonto suspiro.

Paciente espero que vuelvas a respirar, que la sorpresa de tenerme frente a ti en este nuevo mundo se esfume y por fin me des lo que quiero..

Donde sea que despierte y sin importar con que color pinte mis ojos, jamas dejare de ser lo que soy. Lo que fui. Ni aunque me consumas por ello.. Es de la única manera en que puedo complacer al menos uno de tus deseos.

Todo sea por el placer de ver tu cara disfrutar al dañarme.