Tu alimento

De noche, en el silencio. En la oscuridad.
Se escucha una gota golpeando la superficie.

La tensión del ambiente se concentro en mi pecho en ese instante, cuando el estallido de esa gota acabo con mi conviccion.
Abro los ojos lo mas que puedo pero no distingo nada, ni una fina luz. Afino mis oídos pero tampoco oigo un solo sonido.

Intento calmarme y mi corazón lentamente va deteniéndose.
No la veo, no la escucho. Pero se que esta aqui.. Acosandome. Eso me provoca mucho miedo.
Mi corazón parece volver a su carrera. Pero no es necesario...

Sus brazos me rodean, me abraza con pasión. Mi piel arde. Mi sangre se vuelve espesa, pesada. Mi cuerpo se vuelve completamente inútil. Mi corazón se detuvo.

En este momento la indecisión es tan parte de mi como tu cuerpo. Debo entregarme? Debo liberarme y huir? A donde podría huir en el medio de la nada..? Estoy tentando a entregarme, aunque sepa que eso significaría vivir eternamente en la oscuridad.

Y lamentablemente siento no hay nadie del otro lado que me quiera de vuelta. Asi que hazme parte de ti, mar.


_
Que mi cuerpo sirva de alimento a tu ser.