La invasión de las hadas negras!

Con sus bellas coreografías me impiden ver el sol,
Llegando a mi un resplandor anaranjado
Y un frío cegador...

Era tal la oscuridad que concibieron,
Que las mariposas se posaron aquí.
Buscando un poco de luz y calor...

Aquí.. En mi corazón.