Junto a tu voz.. No hay ningún lugar...

Esa maldita cadena, roza mi carne y la ennegrece.
Me carcome, transforma mi piel en una quebradiza capa de hielo...
Cada lagrima que brote de mis ojos se convertirá en un alfiler..
Y miles de ellos atravesaran mi corazón.

Luego mis ojos vuelven a esconderse detrás de ese delineado barato.