Como tal, en la cama te movias...

Muéstrame en tus ojos la soledad,
Y te matare para vivir sin ironías.
Desaparece de mi ser con tus ingratas devociones..
Solo llévate las tardes que pasamos desnudando corazones;
Los besos que con asco hoy recuerdo,
Las veces que sobrepasamos el afecto,
Esa inútil necesidad de retenerme en tus deseos.

Lujuriosa víbora, destrozaste mi inerte fantasía.